Federico el Grande si que apreció a Bach

Este rey amante de la música invitó a Bach a su corte para que el compositor viera como tocaba un tema en un clavicordio. Entonces le dijo: “Hágame una muestra de su habilidad, e improvise una obra sobre el tema que he tocado”. Bach no sólo improvisó sobre el tema, si no que compuso mientras tocaba una fuga a 6 voces que aún deja boquiabiertos a los oyentes. El rey quedó tan impresionado, que meses después recibió un manuscrito a limpio en el que Bach le ofreció dedicada toda una obra centrada en el tema que tocaron y en las fugas improvisadas, “La Ofrenda Musical, B.W.V. 1079”.

…y la ceguera ya se veía venir

Cuando Bach era un niño su padre le formó musicalmente, aunque le prohibía estudiar por su cuenta las partituras de renombrados compositores italianos de la época (Vivaldi) para no deformar su aprendizaje, escondíendolas en un armario con llave. De noche, Bach se levantaba, las robaba introduciendo palos por las rendijas, y a la luz de una vela o probablemente de la luna, las copiaba nota por nota para poder dejarlas en su sitio cuanto antes, y estudiarlas cuando a él le apeteciera. Obviamente esto no contribuyó a mejorar su visión.

Bach murió ciego…

A lo largo de su vida sufrió varias operaciones en los ojos, ya que su vista siempre fue muy delicada. De hecho, unos días antes de morir, cuando estaba totalmente ciego, despertó con una notable mejoría recuperando parte de la visión. Entonces compuso su última cantata donde el coro da gracias al Señor de una forma muy solemne, y esto fue dias antes de morir.

Bach y el Jazz

Es curioso. Hay actualmente reconocidos músicos que investigan de una forma muy especial y seria a Bach: Comparando sus obras con las de Jazz, ya que basta una simple modificación en el ritmo de algunas de sus obras para convertirlas en auténticas piezas de esta forma musical. Dicen incluso que Bach fue el primer músico en adelantarse a esta forma de composición.

Bach te deja sin aire…

En el estreno de una obra suya al aire libre, un trompetista murió durante el desarrollo del concierto. Después de lo que parecía un simple desvanecimiento, cuentan que en su lecho de muerte sus últimas palabras fueron: “Este Bach, ha conseguido acabar conmigo…” (Esta anécdota ha sido recogida del programa de R.N.E. ‘Clásicos Populares’).

Bach y… a dormir

En la época de Bach había un conde que tenía problemas de insomnio. El médico le aconsejó que antes de dormir, escuchara música relajante, así que contrató a Bach para que le escribiera una obra lo suficientemente larga como para dormirlo. Tras ser escrita (una obra para clave, el predecesor del piano), el clavecinista de la corte cada noche la tocaba en una habitación cercana al dormitorio del insomne, consiguiendo los efectos deseados. Y esa obra se llama en honor al apellido de tal clavecinista, “Las Variaciones Goldberg”.

Bach Despreciado por la Nobleza

Bach nunca fue considerado merecidamente en su época. Los 6 conciertos de Brandemburgo los escribió para dedicárselos al Margrave, perteneciente a la corte de esta ciudad alemana. Cuando el gachó los recibió, sin dar las gracias, los metió en un cajón polvoriento. Menos mal que alguien se ocupó antes de sacar una copia, y algunos de ellos fueron estrenados en vida del autor.