Wagner rejuvenece en Manaos

El Festival Amazonas celebra el 200º aniversario del compositor con

una lectura iberoamericana de ‘Parsifal’ llena de humor y realismo mágico

Richard Wagner nació en Leipzig el 22 de mayo de 1813. Durante estos días se celebra en medio mundo su 200º cumpleaños. Los teatros de ópera procuran reunir a los mejores intérpretes de la actualidad en este repertorio, desde Thielemann a Kaufman, pongamos por caso, y se recrean las páginas musicales más famosas, o las más raras, del compositor. Los ecos del homenaje han llegado a Manaos, en Brasil, con una propuesta iberoamericana comandada por dos grandes especialistas wagnerianos: el director musical brasileño Luiz Fernando Malheiro y el director de escena mexicano Sergio Vela.
El resultado artístico de esta combinación ha sobrepasado las mayores expectativas. En realidad era algo que no tenía por qué sorprender de la manera que lo ha hecho. En Manaos ya se había representado en 2005, con la dirección de Malheiro, un Anillo del nibelungo de mucho mérito, acompañado de un congreso internacional sobre Wagner de campanillas que hizo reivindicar a varios musicólogos alemanes la plaza de Manaos como “segundo Bayreuth”. También en Manaos ha dirigido escénicamente un Holandés errante el mismísimo Schlingensief, con referencias a la selva amazónica incluidas.
Malheiro se ha convertido por méritos más que sobrados en el gran maestro brasileño de la dirección wagneriana y solo hay que ver las programaciones de Río de Janeiro o São Paulo para comprobarlo. En cuanto a Sergio Vela, su versión del Anillo del nibelungo hizo historia en México, y de ello hay publicado un libro del máximo interés. Dios los cría, pues, y ellos se juntan. En esta enumeración de circunstancias previas, es oportuno señalar que el público de Manaos es muchísimo más joven que el que asiste a los teatros europeos de ópera. Aún figura en las localidades la sugerencia de que se asista con la debida compostura en el vestuario a los espectáculos líricos, sin “camisetas, bermudas o chanclas”. El atuendo mayoritariamente es informal y las corbatas escasas. Los precios se sitúan en un abanico de 2 a 28 euros, y los jóvenes responden con su asistencia y con un nivel de concentración extraordinario a las óperas programadas. La explosión de gritos y ovaciones al final se produce en el más puro estilo de los conciertos de rock.
El planteamiento escénico de Sergio Vela y sus colaboradores enParsifal juega con los conceptos de espacio y tiempo en función de la mejor comprensión musical de la obra. Hay un tratamiento de maquillajes y movimiento en una estética que remite al teatro No, lo que favorece la adaptación del espectador a las longitudes wagnerianas, especialmente en el primer acto.
El trabajo de la coreógrafa Ruby Tagle es encomiable. Y los coros se sitúan en la última planta del teatro, provocando un sonido envolvente muy atractivo y convirtiendo el espacio teatral en una emulación del templo del Grial. El psicoanálisis tiene una carga determinante en las relaciones entre Parsifal y Kundry en el segundo acto, con el beso entre ambos como elemento desencadenador de conflictos interiores. La compasión siempre está en primer plano en este montaje simbolista y teatral. No existen interpretaciones añadidas, sino cercanía. La propuesta seduce y arrebata por su cultura teatral, por sus juegos de dualidades a partir de una testimonial imagen de dos troncos de árbol y por la ausencia de pedantería.
Se cita en el texto de la obra la expresión “excelso milagro” y a ello hay que referirse en el nivel de interpretación musical, con un Malheiro inspirado al límite y una orquesta con muchos jóvenes que sigue sus indicaciones con pasión no disimulada en el límite del arrebato, pasión que se extiende a los coros. El reparto vocal tiene mayoría de brasileños y mexicanos, con el refuerzo del estadounidense Michael Hendrick como Parsifal y la rusa Olga Sergeyeva como Kundry. A nivel de excelencia se sitúan el mexicano Noé Colín como Amfortas y el brasileño Pepes do Valle como Titurel, en un reparto homogéneo y estilísticamente impecable.
El éxito fue inenarrable. El Festival Amazonas de Manaos, que ya en la edición anterior obtuvo la distinción al mejor espectáculo de ópera en Brasil con Lulú, de Alban Berg, dirigida por Malheiro y Tambascio, se reafirma como una de las manifestaciones más estimulantes en estos momentos del universo lírico en Iberoamérica. El nivel de calidad roza los postulados de ese realismo mágico tan consustancial al continente y tan admirado en España.
 

La Asociación Wagneriana de Madrid organiza el Primer Concurso de Jóvenes Voces e Instrumentistas

La Asociación Wagneriana de Madrid, en colaboración con la Richard Wagner Verband International E.V., acaba de convocar su Primer Concurso de Jóvenes Voces e Instrumentistas en el que se concederán tres becas a estudiantes españoles. Los premiados compartirán, junto a becados de diferentes países, la experiencia única de convivir durante una semana (del 7 al 12 de agosto de 2012) dentro del complejo y apasionante mundo que rodea al Festival de Bayreuth. Acudirán a tres representaciones (Tannhäuser, Lohengrin y Parsifal) y participarán en un concierto abierto al público. Además, tendrán diferentes encuentros con profesionales consagrados del mundo de la orquesta y del canto. La Asociación Wagneriana de Madrid se responsabilizará de los gastos de alojamiento, manutención y asistencia a los diferentes actos durante el Festival, así como de los billetes de avión y traslados necesarios desde su lugar de residencia a Bayreuth.
Podrán participar en el concurso todos aquellos que cursen o tengan estudios musicales y hayan nacido después del 1 de enero de 1980. Las candidaturas deberán enviarse a la Asociación Wagneriana de Madrid, (calle Maldonado nº 4, 2º B, 28006 Madrid), junto a un CD en el que los aspirantes interpreten dos arias o dos piezas instrumentales. El jurado valorará especialmente que una de las obras elegidas pertenezca al repertorio wagneriano. El CD deberá estar perfectamente identificado con nombre, apellidos, teléfono, correo electrónico y DNI del candidato, así como con la descripción de las piezas que contenga. Los candidatos podrán optar por enviar sus interpretaciones en ficheros digitales al correo electrónico de la AWM: aw@awmadrid.es. El plazo de presentación finaliza el 25 de abril de 2012.
Respecto al proceso de selección, la Asociación Wagneriana de Madrid designará un jurado de profesionales altamente cualificados, representantes de la directiva de la Richard Wagner Verband International E.V. En la fase de selección, el jurado elegirá entre los candidatos a diez finalistas, que serán invitados a participar en un concierto, que se celebrará en Madrid el 28 de mayo próximo en el Salón de Actos de la Escuela Superior de Canto de Madrid. Los participantes en el concierto interpretarán dos piezas instrumentales o vocales. El fallo del jurado será irrevocable y se darán a conocer los nombres de los tres ganadores una vez finalizado el recital. Los participantes en la final se responsabilizarán de los gastos de desplazamiento, manutención y alojamiento que pudieran tener en Madrid.

Katharina: "Wagner aún es interesante para la sociedad del siglo XXI"

Katharina Wagner, que en Barcelona presenta el Festival Bayreuth, dice que su bisabuelo debería ser visto como una persona interesante

Katharina Wagner

Richard Wagner mantiene el interés del público en el siglo XXI porque trata en sus óperas temas universales, según sostiene su biznieta, Katharina Wagner.
Katharina Wagner, que ha presentado en Barcelona el programa que el Festival Bayreuthofrecerá en el Gran Teatro del Liceo en septiembre próximo, ha dicho que su bisabuelo debe ser visto hoy en día como una persona que ofrece algo interesante, que crea una tensión y un interés en el espectador. “Si el público operístico no se sintiera atraído por su obra, no valdría la pena representarlo”, ha añadido.
En su opinión, el interés que despierta en la actualidad Wagner radica en que trata en sus obras unos temas que son prácticamente eternos, universales, como el odio, el amor, la ambición, la posesión, el poder, es decir, todas las cosas que son inherentes a la naturaleza humana y que seguirán siendo objeto de nuestro interés.
Para el festival Bayreuth en Barcelona se trasladarán hasta el Liceo en septiembre cien cantantes del coro y otros tantos músicos de la orquesta para ofrecer en versión concierto las óperas de Richard Wagner El holandés erranteLohengrin y Tristán e Isolda.
Katharina Wagner ha confesado que le encanta el Liceo y le gusta Barcelona, donde hay un público muy abierto, y que está abierta a trabajar en la ciudad como directora de escena.
Para la heredera wagneriana, el Liceo es uno de los lugares más privilegiados y de gran interés artístico y por eso no ha habido el más mínimo problema en pedir a los músicos y cantantes que vinieran.
Katharina ha recordado que las salidas del festival wagneriano no son regulares y sólo se rigen por la calidad del lugar, como la Ópera de Tokio o el teatro de Taormina (Italia).
Las actuaciones del festival Bayreuth en Barcelona podrían ser consideradas como el toque de salida del Año Wagner que conmemorará el bicentenario del compositor alemán, pero Katharina prefiere no herir susceptibilidades porque todos quieren ser el toque de salida.
Para ese Año Wagner en 2013 está prevista la representación en Leipzig o en Bayreuth de las tres primeras óperas del compositor: Las hadasDas liebesverbot y Rienzi, así como un concierto conmemorativo el 22 de mayo en la sede del festival.
Para el director artístico del Liceo, Joan Matabosch, la presencia de Bayreuth en el Liceo es un acontecimiento de primera magnitud, puesto que es excepcional que salga fuera de Alemania y ha sido posible gracias a la tradición wagneriana de Barcelona, y porque hay una muy buena sintonía con las responsables de este evento, Catherine y Eva Wagner.
El Liceo ya acogió en 1955 un Festival Wagner, con la puesta en escena de ParsifalTristán e Isolda y Las Valquirias, a cargo de la orquesta sinfónica de Bamberg y el coro del festival de Bayreuth, dirigidos por Joseph Keilberth y Eugen Jochum, que conmocionó al público barcelonés.
En el caso de septiembre de 2012, será Sebastian Weigle quien dirija los días 1 y 4 de septiembre El holandés errante, y los días 2 y 5 Lohengrin, mientras que Peter Schneider se encargará de la dirección de Tristán e Isolda el 6 de septiembre.
El presupuesto de estas actuaciones asciende aproximadamente a 1,5 millones de euros, que se prevén recuperar en un 92% gracias a los ingresos de taquilla y el resto a través de operaciones de patrocinio (Siemens y las fundaciones Agbar y Banesto).
Para las tres actuaciones se han puesto a la venta un total de 11.400 localidades, un 10% de ellas en abono, con precios que van de 25 a 250 euros por localidad.
FUENTE: La vanguardia