A la edad de 7 años fue niño cantor en su ciudad natal. Comenzó sus estudios musicales en la abadía de Melk y de filosofía en un seminario jesuita en Viena. En 1755 estudió composición musical con el organista de la corte Mann, convirtiéndose en uno de los contrapuntistas más doctos y expertos de su edad. Ese mismo año fue organista en Raab(actual Győr, Hungría) y en 1757 lo fue de Maria-Taferl (Baja Austria), así como posteriormente en la abadía de Melk. En 1772 fue nombrado organista de la corte en Viena y desde 1793 hasta su muerte fue maestro de capilla de la Catedral de San Esteban de Viena.

Pasó como uno de los músicos más notables de su tiempo y fue tenido en alta estima por su extensa y profunda cultura musical. Su fama como teórico atrajo a Viena a una gran cantidad de alumnos, algunos de los cuales se convirtieron en músicos eminentes. Entre ellos destacan personajes de la talla de Beethoven, Hummel, Eybler o Seyfried.

Se dedicó principalmente a la música religiosa, llegando a escribir veintiséis misas, gran número de preludios y fugas para órgano; oratorios; cuatro grandes sinfonías; muchos quintetos, cuartetos y tríos. Sin embargo, la mayoría de estas producciones no fueron impresas.

Alrededor de 1765, Albrechtsberger escribió al menos siete conciertos para arpa de boca(o arpa judía), mandora y cuerdas, de los que tres se conservan en una biblioteca deBudapest. Pese a las peculiaridades del arpa de boca como instrumento musical, son composiciones elegantes y muy bien escritas. Son quizá las obras más conocidas de Albrechtsberger.

Pero la fama de Albrechtsberger se debe más a sus escritos teóricos que a sus composiciones. En 1790 publicó en Leipzig un tratado de composición que vio una tercera edición en 1821. Una colección de sus escritos sobre armonía, en tres volúmenes, fue publicada por su alumno Ignaz von Seyfried en 1826.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *