Nació en Taggia, Liguria, iniciándose en los estudios musicales con su padre. A continuación, ingresó en el Conservatorio de Santa María de Loreto de Nápoles, donde estudió violín conFrancesco Barbella, y composición con Francesco Durante y Niccolo Piccinni.
En Nápoles presentó, en colaboración con Pietro Alessandro Guglielmi, la ópera bufa Esposo de tres y marido de ninguna (Lo sposo di tre e marito di nessuna).
En 1771, se establece en Roma, bajo la protección de su amigo Piccinni, aunque éste era un año menor que él, donde presenta, entre otras, la ópera seria Quinto Fabio, en el Teatro delle Dame, alcanzando un discreto éxito.
El verdadero triunfo no llega hasta el año 1773, en el Teatro delle Dame, con la ópera bufaGiannetta, ossia L’incognita perseguitata, con libreto de Petrosinelli, basado en otro de Goldoni.
Al año siguiente, 1774, estrenó, siempre en el Teatro delle Dame, La finta giardiniera, ópera que lo consagró definitivamente. Con esta obra le arrebató a su querido amigo Piccinni, el favor de público, y no sólo el romano, sino el de toda Italia, pues la obra se representó con gran éxito en las ciudades más importantes.
Del año 1771 al 1780, Anfossi fue maestro de coro del Ospedale dei Derelitti de Venecia, para el que escribió numerosos oratorios, antífonas, motetes, etc.
Siendo ya un reconocido operista, se trasladó a París, donde la Finta giardinieraIl geloso in cimentoIl matrimonio per ingagno ocuparon durante muchos meses los escenarios parisinos.
La Ópera de París le brindó la oportunidad de presentar su ya célebre L’incognita perseguitata, bajo el nuevo título de L’infante de Zamora.
En 1781, ante la animadversión de gran parte de los cantantes franceses, se trasladó a Londres, en calidad de director de la ópera italiana, cargo que ocupó hasta 1783.
Entre finales de 1783 y mediados de 1784, viajó a Praga y Berlín, donde presentó Il triunfo di AriannaIl cavalier per amore.
A finales de 1784, regresó a Italia, donde estrenó la ópera bufa Chi cerca trova en Florencia.
Los siguientes tres años los pasó recorriendo toda la península italiana con motivo de la puesta en escena de alguna de sus óperas. En1787, se trasladó definitivamente a Roma, donde ejerció durante cinco años como maestro de capilla de la Basílica de San Juan de Letrán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *